PLIEGO DE PRESCRIPCIONES TECNICAS GENERALES PARA OBRAS DE CARRETERAS Y PUENTES

 

(REDACCION VIGENTE DESDE LA ORDEN FOM/891/2004 (Corrección de erratas) HASTA LA PUBLICACION DE LA ORDEN FOM/2523/2014)

513 MATERIALES TRATADOS CON CEMENTO (SUELOCEMENTO Y GRAVACEMENTO)

(formato PDF)

513.1 DEFINICION

Se define como material tratado con cemento la mezcla homog�nea, en las proporciones adecuadas, de material granular, cemento, agua y, eventualmente aditivos, realizada en central, que convenientemente compactada se utiliza como capa estructural en firmes de carretera.

Su ejecuci�n incluye las siguientes operaciones: Estudio de la mezcla y obtenci�n de la f�rmula de trabajo.

En este art�culo se definen dos tipos de material tratado con cemento denominados, respectivamente, suelocemento (SC40 y SC20) y gravacemento (GC25 y GC20).

513.2 MATERIALES

Lo dispuesto en este art�culo se entender� sin perjuicio de lo establecido en el Real Decreto 1630/92 (modificado por el Real Decreto 1328/95), por el que se dictan disposiciones para la libre circulaci�n de productos de construcci�n, en aplicaci�n de la Directiva 89/106/CEE ; en particular, en lo referente a los procedimientos especiales de reconocimiento se estar� a lo establecido en su art�culo 9.

Independientemente de lo anterior, se estar� adem�s en todo caso a lo dispuesto en la legislaci�n vigente en materia ambiental, de seguridad y salud y de almacenamiento y transporte de productos de construcci�n.

513.2.1 Cemento

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras fijar� el tipo y la clase resistente del cemento. �ste cumplir� las prescripciones del art�culo 202 de este Pliego y las adicionales que establezca, en su caso, el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares.

Salvo justificaci�n en contrario, la clase resistente del cemento ser� la 32,5N. El Director de las Obras podr� autorizar en �pocas fr�as el empleo de un cemento de clase resistente 42,5N. No se emplear�n cementos de aluminato de calcio, ni mezclas de cemento con adiciones que no hayan sido realizadas en f�brica.

Si el contenido ponderal de sulfatos solubles (SO3) en los materiales granulares que se vayan a utilizar, determinado seg�n la UNE 103201, fuera superior al cinco por mil (0,5%) en masa, deber� emplearse un cemento resistente a los sulfatos y aislar adecuadamente estas capas del firme de las obras de paso de hormig�n.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares fijar� el principio de fraguado, seg�n la UNE-EN 196-3, que, en todo caso, no podr� tener lugar antes de las dos horas (2 h). No obstante, si la extensi�n se realizase con temperatura ambiente superior a treinta grados Celsius (30�C), el principio de fraguado, determinado con dicha norma, pero realizando los ensayos a una temperatura de cuarenta m�s menos dos grados Celsius (40 � 2�C), no podr� tener lugar antes de una hora (1 h).

513.2.2 Materiales granulares.

513.2.2.1 Caracter�sticas generales

El material granular que se vaya a utilizar en el suelocemento ser� una zahorra, natural u obtenida por trituraci�n, o un suelo granular. Tambi�n se podr�n utilizar subproductos o productos inertes de desecho, en cumplimiento del Acuerdo de Consejo de Ministros de 1 de junio de 2001 por el que se aprueba el Plan Nacional de Residuos de Construcci�n y Demolici�n 2001-2006, en cuyo caso sus caracter�sticas y las condiciones para su utilizaci�n deber�n venir fijadas por el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares. El material granular estar� exento de terrones de arcilla, materia vegetal, marga u otras materias extra�as que puedan afectar a la durabilidad de la capa.

En la gravacemento se utilizar� un �rido natural procedente de la trituraci�n de piedra de cantera o de gravera. Tambi�n se podr�n utilizar productos inertes de desecho o subproductos, en cumplimiento del Acuerdo de Consejo de Ministros de 1 de junio de 2001 por el que se aprueba el Plan Nacional de Residuos de Construcci�n y Demolici�n 2001-2006, en cuyo caso, sus caracter�sticas y las condiciones para su utilizaci�n deber�n venir fijadas por el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares.El �rido se suministrar�, al menos, en dos (2) fracciones granulom�tricas diferenciadas.

El material granular del suelocemento o el �rido de la gravacemento no ser�n susceptibles de ning�n tipo de meteorizaci�n o de alteraci�n f�sica o qu�mica apreciable bajo las condiciones m�s desfavorables que, presumiblemente, puedan darse en el lugar de empleo. Tampoco podr�n dar origen, con el agua, a disoluciones que puedan causar da�os a estructuras o a otras capas del firme, o contaminar el suelo o corrientes de agua.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras deber� fijar los ensayos para determinar la inalterabilidad del material. Si se considera conveniente, para caracterizar los componentes del material granular o del �rido que puedan ser lixiviados y que puedan significar un riesgo potencial para el medio ambiente o para los elementos de construcci�n situados en sus proximidades, se emplear� la NLT-326.

513.2.2.2 Composici�n qu�mica

No se utilizar�n los materiales que presenten una proporci�n de materia org�nica, seg�n la UNE 103204, superior al uno por ciento (1%).

El contenido ponderal de compuestos totales de azufre y sulfatos solubles en �cido (SO3), referidos al material granular en seco, determinados seg�n la UNE-EN 1744-1, no ser� superior al uno por ciento (1%) ni a ocho d�cimas expresadas en t�rminos porcentuales (0,8%).

El material granular o el �rido no presentar� reactividad potencial con los �lcalis del cemento. Con materiales sobre los que no exista suficiente experiencia en su comportamiento en mezclas con cemento, realizado el an�lisis qu�mico de la concentraci�n de SiO2 y de la reducci�n de la alcalinidad R, seg�n la UNE 146507-1, ser�n considerados potencialmente reactivos si:

513.2.2.3 Plasticidad

El l�mite l�quido del material granular del suelocemento, seg�n la UNE 103103, deber� ser inferior a treinta (30), y su �ndice de plasticidad, seg�n la UNE 103104, deber� ser inferior a quince (15).

El �rido fino para capas de gravacemento, en carreteras con categor�a de tr�fico pesado T00 a T2, ser� no pl�stico. En los restantes casos se cumplir�n las condiciones siguientes:

513.2.2.4 Caracter�sticas espec�ficas del �rido para gravacemento.

513.2.2.4.1 �rido grueso

Se define como �rido grueso a la parte del �rido total retenida en el tamiz 4 mm de la UNE-EN 933-2.

La proporci�n de part�culas trituradas del �rido grueso, seg�n la UNE-EN 933-5, deber� cumplir lo fijado en la tabla 513.1.

TABLA 513.1 PROPORCI�N M�NIMA (% en masa) DE PART�CULAS TRITURADAS DEL �RIDO GRUESO

TIPO DE CAPA CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T00 a T1 T2 T3 y T4
CALZADA 75 50 30
ARCENES 50 30

 

El m�ximo �ndice de lajas de las distintas fracciones del �rido grueso, seg�n la UNE-EN 933-3, ser� fijado por el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, sin que en ning�n caso sea superior al indicado en la tabla 513.2.

TABLA 513.2 - VALOR M�XIMO DEL �NDICE DE LAJAS DEL �RIDO GRUESO

TIPO DE CAPA CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T00 a T2 T3 y T4
CALZADA 30 35
ARCENES 40

 

El m�ximo valor del coeficiente de Los �ngeles de las distintas fracciones del �rido grueso, seg�n la UNE-EN 1097-2, deber� establecerse en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, sin que en ning�n caso sea superior al indicado en la tabla 513.3.

TABLA 513.3 - VALOR M�XIMO DEL COEFICIENTE LOS �NGELES DEL �RIDO GRUESO

TIPO DE CAPA CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T00 a T2 T3 y T4
CALZADA 30 35
ARCENES 40

 

En las categor�as de tr�fico pesado T1 y T2 con materiales reciclados procedentes de capas de mezclas bituminosas, pavimento de hormig�n, materiales tratados con cemento o de demoliciones de hormigones de resistencia a compresi�n final superior a treinta y cinco megapascales (35 MPa), el valor del coeficiente de los �ngeles podr� ser inferior a treinta y cinco (35).

La proporci�n de terrones de arcilla no exceder� del dos y medio por mil (0,25%) en masa, seg�n la UNE 7133.

513.2.2.4.2 �rido fino

Se define como �rido fino a la parte del �rido total que pasa por el tamiz 4 mm de la UNE-EN 933-2.

El equivalente de arena, seg�n la UNE-EN 933-8, deber� ser superior a cuarenta (40), para la gravacemento tipo GC20, y a treinta y cinco (35), para la gravacemento tipo GC25. De no cumplirse estas condiciones, su valor de azul de metileno, seg�n la UNE-EN 933-9, deber� ser inferior a diez (10) y, simult�neamente, el equivalente de arena, seg�n la UNE-EN 933-8, deber� ser superior a treinta (30), para ambos tipos.

La proporci�n de terrones de arcilla no exceder� del uno por ciento (1%) en masa, seg�n la UNE 7133.

513.2.3 Agua

El agua cumplir� las prescripciones del art�culo 280 de este Pliego.

513.2.4 Aditivos

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares fijar� los aditivos que puedan utilizarse para obtener la trabajabilidad adecuada o mejorar las caracter�sticas de la mezcla, los cuales deber�n ser especificados en la f�rmula de trabajo y aprobados por el Director de las Obras. Este podr� autorizar el empleo de un retardador de fraguado para ampliar el plazo de trabajabilidad del material, seg�n las condiciones meteorol�gicas, as� como establecer el m�todo que se vaya a emplear para su incorporaci�n y las especificaciones que debe cumplir dicho aditivo y las propiedades de la mezcla tras su incorporaci�n.

El empleo de retardadores de fraguado ser� obligatorio cuando la temperatura ambiente durante la extensi�n de la mezcla supere los treinta grados Celsius (30 �C), salvo que el Director de las Obras ordene lo contrario.

nicamente se autorizar� el uso de los aditivos cuyas caracter�sticas, y especialmente su comportamiento y los efectos sobre la mezcla al emplearlos en las proporciones previstas, vengan garantizados por el fabricante, siendo obligatorio realizar ensayos previos para comprobar que cumplen su funci�n con los materiales y dosificaciones previstos en la f�rmula de trabajo.

513.3 TIPO Y COMPOSICION DE LA MEZCLA

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares definir� el tipo y composici�n del suelocemento y de la gravacemento, cuya granulometr�a, contenido de cemento y resistencia a compresi�n simple deber�n cumplir lo indicado en este apartado.

La granulometr�a del material granular empleado en la fabricaci�n del suelocemento deber� ajustarse a uno de los husos definidos en la tabla 513.4.1. El tipo SC20 s�lo se podr� emplear en carreteras con categor�a de tr�fico pesado T3 y T4 y en arcenes.

TABLA 513.4.1 - HUSOS GRANULOM�TRICOS DEL MATERIAL GRANULAR DEL SUELOCEMENTO

TIPO DE
SUELOCEMENTO
CERNIDO PONDERAL ACUMULADO (% en masa)
ABERTURA DE LOS TAMICES UNE-EN 933-2 (mm)
50 40 25 20 12,5 8 4 2 0,500 0,063
SC40 100 80-100 67-100 62-100 53-100 45-89 30-65 17-52 5-37 2-20
SC20 - - 100 92-100 76-100 63-100 48-100 36-94 18-65 2-35

 

La granulometr�a de los �ridos empleados en la fabricaci�n de la gravacemento deber� ajustarse a uno de los husos definidos en la tabla 513.4.2. El tipo GC25 s�lo se podr� emplear en carreteras con categor�a de tr�fico pesado T3 y T4 y en arcenes, en sustituci�n del suelocemento SC40.

TABLA 513.4.2 - HUSOS GRANULOM�TRICOS DEL �RIDO DE LA GRAVACEMENTO

TIPO DE
GRAVACEMENTO
CERNIDO PONDERAL ACUMULADO (% en masa)
ABERTURA DE LOS TAMICES UNE-EN 933-2 (mm)
40 25 20 8 4 2 0,500 0,063
GC25 100 76-100 67-91 38-63 25-48 16-37 6-21 1-7
GC20 - 100 80-100 44-68 28-51 19-39 7-22 1-7

 

El contenido m�nimo de cemento del suelocemento ser� tal que permita la consecuci�n de las resistencias indicadas en la tabla 513.5. En cualquier caso dicho contenido no ser� inferior al tres por ciento (3%) en masa, respecto del total del material granular en seco.

El contenido m�nimo de cemento de la gravacemento ser� tal que permita la consecuci�n de las resistencias indicadas en la tabla 513.5. En cualquier caso dicho contenido no ser� inferior al tres y medio por ciento (3,5%) en masa, respecto del total del �rido en seco.

TABLA 513.5 - RESISTENCIA MEDIA (*) A COMPRESI�N A SIETE D�AS (7 d), SEG�N LA NLT-305, (MPa)

MATERIAL ZONA M�nima M�xima
GRAVACEMENTO Calzada 4,5 7,0
Arcenes 4,5 6,0
SUELOCEMENTO Calzadas y arcenes 2,5 4,5

El plazo de trabajabilidad de una mezcla con cemento se determinar� de acuerdo con la UNE 41240, no pudiendo ser inferior al indicado en la tabla 513.6. En el supuesto de la puesta en obra por franjas, el material resultante deber� tener un plazo de trabajabilidad tal que permita completar la compactaci�n de cada una de ellas antes de que haya finalizado dicho plazo en la franja adyacente ejecutada previamente.

TABLA 513.6 – PLAZO M�NIMO DE TRABAJABILIDAD (tpm)

TIPO DE EJECUCION tpm (minutos)
ANCHURA COMPLETA 180
POR FRANJAS 240

 

513.4 EQUIPO NECESARIO PARA LA EJECUCION DE LAS OBRAS

Se estar�, en todo caso, a lo dispuesto en la legislaci�n vigente en materia ambiental, de seguridad y salud y de transporte en lo referente a los equipos empleados en la ejecuci�n de las obras.

No se podr� utilizar en la ejecuci�n de los materiales tratados con cemento ning�n equipo que no haya sido previamente aprobado por el Director de las Obras, despu�s de la ejecuci�n del tramo de prueba.

513.4.1 Central de fabricaci�n

Se podr�n utilizar centrales de mezcla continua o discontinua. El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares se�alar� la producci�n horaria m�nima de la central.

En cualquier caso, la instalaci�n deber� permitir dosificar por separado el material granular o las distintas fracciones de �rido, el cemento, el agua y, en su caso, los aditivos, en las proporciones y con las tolerancias fijadas en la f�rmula de trabajo.

Las tolvas para los materiales granulares deber�n tener paredes resistentes y estancas, bocas de anchura suficiente para que su alimentaci�n se efect�e correctamente, provistas de una rejilla que permita limitar el tama�o m�ximo, as� como de un rebosadero que evite que un exceso de contenido afecte al funcionamiento del sistema de clasificaci�n. Se dispondr�n con una separaci�n suficiente para evitar contaminaciones entre ellas y deber�n, asimismo, estar provistas a su salida de dispositivos ajustables de dosificaci�n.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, o en su defecto el Director de las Obras, establecer� si los sistemas de dosificaci�n de los materiales pueden ser volum�tricos o han de ser necesariamente ponderales. En cualquier caso, para carreteras con categor�a de tr�fico pesado T00 a T2, incluidos los arcenes, los sistemas de dosificaci�n de las fracciones del �rido y del cemento ser�n inexcusablemente ponderales.

En las centrales de fabricaci�n con dosificadores ponderales, �stos deber�n ser independientes y disponer al menos uno (1) para el material granular o, en su caso, para cada una de las fracciones del �rido de la gravacemento, cuya precisi�n sea superior al dos por ciento (� 2%), y al menos uno (1) para el cemento, cuya precisi�n sea superior al uno por ciento (� 1%).

El agua a�adida se controlar� mediante un caudal�metro, cuya precisi�n sea superior al dos por ciento (� 2%), y un totalizador con indicador en la cabina de mando de la central.

En el caso de que se incorporen aditivos a la mezcla, la central deber� tener sistemas de almacenamiento y de dosificaci�n independientes de los correspondientes al resto de los materiales, protegidos de la humedad, y un sistema que permita su dosificaci�n de acuerdo con la f�rmula de trabajo y las tolerancias establecidas en este art�culo.

Los equipos de mezcla deber�n ser capaces de asegurar una completa homogeneizaci�n de los componentes dentro de las tolerancias fijadas.

513.4.2 Elementos de transporte

La mezcla se transportar� al lugar de empleo en camiones de caja abierta, lisa y estanca, perfectamente limpia. Deber�n disponer de lonas o cobertores adecuados para proteger la mezcla durante su transporte. Por seguridad de la circulaci�n vial ser� inexcusable el empleo de cobertores para el transporte por carreteras en servicio.

En el caso de utilizarse extendedoras como equipos de extensi�n, la altura y forma de los camiones ser� tal que, durante el vertido en la extendedora, el cami�n s�lo toque a aqu�lla a trav�s de los rodillos previstos al efecto.

Los medios de transporte deber�n estar adaptados, en todo momento, al ritmo de ejecuci�n de la obra teniendo en cuenta la capacidad de producci�n de la central y del equipo de extensi�n y la distancia entre la central y el tajo de extensi�n.

513.4.3 Equipo de extensi�n

En carreteras con categor�a de tr�fico pesado T00 a T2, incluidos los arcenes, se utilizar�n extendedoras automotrices, que estar�n dotadas de los dispositivos necesarios para extender el material con la configuraci�n deseada, as� como de dispositivos autom�ticos de nivelaci�n.

En el caso de utilizarse extendedoras que no est�n provistas de una tolva para la descarga del material desde los camiones, �sta deber� realizarse a trav�s de dispositivos de preextensi�n (carretones o similares) que garanticen un reparto adecuado del material delante del equipo de extensi�n.

Se comprobar�, en su caso, que los ajustes del enrasador y de la maestra se atienen a las tolerancias mec�nicas especificadas por el fabricante, y que dichos ajustes no han sido afectados por el desgaste.

Las anchuras m�nima y m�xima de extensi�n se fijar�n en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, por el Director de las Obras. Si al equipo de extensi�n pudieran acoplarse piezas para aumentar su anchura, �stas deber�n quedar perfectamente alineadas con las originales.

513.4.4 Equipo de compactaci�n

Todos los compactadores deber�n ser autopropulsados, tener inversores del sentido de la marcha de acci�n suave y estar dotados de dispositivos para mantenerlos h�medos, en caso necesario. La composici�n del equipo de compactaci�n se determinar� en el tramo de prueba, y deber� estar compuesto como m�nimo por un (1) compactador vibratorio de rodillos met�licos y un (1) compactador de neum�ticos.

El rodillo met�lico del compactador vibratorio tendr� una carga est�tica sobre la generatriz no inferior a trescientos newtons por cent�metro (300 N/cm) y ser� capaz de alcanzar una masa de al menos quince toneladas (15 t) con amplitudes y frecuencias de vibraci�n adecuadas. El compactador de neum�ticos ser� capaz de alcanzar una masa de al menos treinta y cinco toneladas (35 t) y una carga por rueda de cinco toneladas (5 t), con una presi�n de inflado que pueda llegar a alcanzar un valor no inferior a ocho d�cimas de megapascal (0,8 MPa).

Los compactadores de rodillos met�licos no presentar�n surcos ni irregularidades en ellos. Los compactadores vibratorios tendr�n dispositivos autom�ticos para eliminar la vibraci�n al invertir el sentido de la marcha. Los de neum�ticos tendr�n ruedas lisas, en n�mero, tama�o y configuraci�n tales que permitan el solape de las huellas de las delanteras con las de las traseras.

El Director de las Obras aprobar� el equipo de compactaci�n que se vaya a emplear, su composici�n y las caracter�sticas de cada uno de sus componentes, que ser�n las necesarias para conseguir una compacidad adecuada y homog�nea de la mezcla con cemento en todo su espesor, sin producir roturas del material granular, o del �rido, ni arrollamientos.

En los lugares inaccesibles para los equipos de compactaci�n normales, se emplear�n otros de tama�o y dise�o adecuados para la labor que se pretende realizar. Se utilizar�n placas o rodillos vibrantes de caracter�sticas apropiadas para lograr resultados an�logos a los obtenidos con el equipo de compactaci�n aprobado.

513.4.5 Equipo para la ejecuci�n de juntas transversales en fresco

Para la ejecuci�n de las juntas transversales en fresco se utilizar�n equipos automotrices que efect�en en cada pasada un surco recto que penetre al menos dos tercios (2/3) del espesor de la capa y que al mismo tiempo introduzca en �l un producto adecuado para impedir que la junta se cierre de nuevo. Este producto podr� consistir en una emulsi�n bituminosa de rotura r�pida, una cinta de pl�stico flexible, un perfil ondulado de pl�stico r�gido u otros sistemas que adem�s de impedir que se cierre de nuevo la junta durante la compactaci�n, permitan la transmisi�n de cargas entre los dos lados de la junta.

El Director de las Obras podr� autorizar en obras peque�as (menos de 70.000 m2) la utilizaci�n de equipos para la ejecuci�n de juntas transversales en fresco provistos de un �til de corte que penetre al menos un tercio (1/3) del espesor de la capa una vez compactada.

513.5 EJECUCION DE LAS OBRAS

513.5.1 Estudio de la mezcla y obtenci�n de la f�rmula de trabajo

La producci�n de un material tratado con cemento no se podr� iniciar en tanto que el Director de las Obras no haya aprobado la correspondiente f�rmula de trabajo, estudiada en el laboratorio y verificada en la central de fabricaci�n y en el tramo de prueba, la cual deber� se�alar, como m�nimo:

Si la marcha de las obras lo aconseja, el Director de las Obras podr� corregir la f�rmula de trabajo, justific�ndolo debidamente mediante un nuevo estudio y los ensayos oportunos. En todo caso se estudiar� y aprobar� una nueva f�rmula de trabajo si var�a la procedencia de alguno de los componentes de la mezcla.

Las tolerancias admisibles respecto a la f�rmula de trabajo ser�n las indicadas en la tabla 513.7, teniendo en cuenta que en ning�n caso los valores podr�n sobrepasar los l�mites establecidos en el correspondiente huso granulom�trico adoptado.

TABLA 513.7 – TOLERANCIAS ADMISIBLES RESPECTO DE LA F�RMULA DE TRABAJO (*)

CARACTERISTICA UNIDAD TOLERANCIA
Cernido tamices
UNE-EN 933-2
Tama�o m�ximo % sobre la masa
total del material
0
> 4 mm �6
4 mm �3
0,063 mm (incluido el cemento) �1,5
Cemento �0,3
Humedad de compactaci�n (agua total) % respecto de la �ptima -1,0 / +0,5

513.5.2 Preparaci�n de la superficie existente

Se comprobar�n la regularidad superficial y el estado de la superficie sobre la que se vaya a extender el suelocemento o la gravacemento. El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras indicar� las medidas necesarias para obtener una regularidad superficial aceptable y, en su caso, para reparar las zonas da�adas.

En �poca seca y calurosa, y siempre que sea previsible una p�rdida de humedad del material extendido, el Director de las Obras podr� ordenar que la superficie de apoyo se riegue ligeramente inmediatamente antes de la extensi�n, de forma que �sta quede h�meda pero no encharcada, elimin�ndose las acumulaciones de agua en superficie que hubieran podido formarse.

513.5.3 Fabricaci�n de la mezcla

En el momento de iniciar la fabricaci�n de la mezcla el material granular o las fracciones del �rido estar�n acopiados en cantidad suficiente para permitir a la central un trabajo sin interrupciones. El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras fijar� el volumen m�nimo de acopios exigibles en funci�n de las caracter�sticas de la obra y del volumen de mezcla que se vaya a fabricar. En el caso de obras con una superficie de calzada inferior a setenta mil metros cuadrados (70.000 m2) estar� acopiado el cien por cien (100%) del volumen. En obras de carreteras con categor�a de tr�fico pesado T00 a T2 o con una superficie de calzada superior a setenta mil metros cuadrados (70.000 m2) el volumen m�nimo a exigir en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares se determinar� en funci�n de las caracter�sticas de la obra, con el margen de seguridad necesario, no siendo nunca inferior al correspondiente al treinta por ciento (30%) del total.

La carga de las tolvas se realizar� de forma que su contenido est� siempre comprendido entre el cincuenta y el cien por cien (50 a 100%) de su capacidad, sin rebosar. En las operaciones de carga se tomar�n las precauciones necesarias para evitar segregaciones o contaminaciones de los materiales granulares.

La operaci�n de mezcla se realizar� mediante dispositivos capaces de asegurar la completa homogeneizaci�n de los componentes. El Director de las Obras fijar�, a partir de los ensayos iniciales, el tiempo m�nimo de amasado.

Se comenzar� mezclando los materiales granulares y el cemento, a�adi�ndose posteriormente el agua y los aditivos, que ir�n disueltos en aquella. La cantidad de agua a�adida a la mezcla ser� la necesaria para alcanzar la humedad fijada en la f�rmula de trabajo, teniendo en cuenta la existente en el material granular, as� como la variaci�n del contenido de agua que se pueda producir por evaporaci�n durante la ejecuci�n de los trabajos. El amasado se proseguir� hasta obtener la completa homogeneizaci�n de los componentes de la mezcla, dentro de las tolerancias fijadas.

En las instalaciones de mezcla discontinua, no se volver� a cargar la amasadora sin haber vaciado totalmente su contenido.

513.5.4 Transporte de la mezcla

En el transporte de los materiales tratados con cemento se tomar�n las debidas precauciones para reducir al m�nimo la segregaci�n y las variaciones de humedad. Se cubrir� siempre la mezcla con lonas o cobertores adecuados.

513.5.5 Vertido y extensi�n de la mezcla

El vertido y la extensi�n se realizar�n tomando las precauciones necesarias para evitar segregaciones y contaminaciones. El espesor de la tongada antes de compactar deber� ser tal que, con la compactaci�n, se obtenga el espesor previsto en los Planos con las tolerancias establecidas en este art�culo, teniendo en cuenta que, en ning�n caso, se permitir� el recrecimiento de espesor en capas delgadas una vez iniciada la compactaci�n.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, o en su defecto el Director de las Obras, fijar� la anchura de extensi�n. Siempre que sea posible el suelocemento o la gravacemento se extender� en la anchura completa. En caso contrario, y a menos que el Director de las Obras ordene otra cosa, la extensi�n comenzar� por el borde inferior y se realizar� por franjas longitudinales. La anchura de �stas ser� tal que se realice el menor n�mero de juntas posibles y se consiga la mayor continuidad de la extensi�n, teniendo en cuenta la anchura de la secci�n, el eventual mantenimiento de la circulaci�n, las caracter�sticas del equipo de extensi�n y la producci�n de la central. �nicamente se permitir� la colocaci�n de la mezcla por semianchos contiguos cuando pueda garantizarse que la compactaci�n y terminaci�n de la franja extendida en segundo lugar se haya finalizado antes de haber transcurrido el plazo de trabajabilidad de la primera, a no ser que el Director de las Obras autorice la ejecuci�n de una junta de construcci�n longitudinal.

513.5.6 Prefisuraci�n

Se har� una prefisuraci�n de las capas tratadas con cemento en los casos en los que as� se se�ale en la Norma 6.1 IC de Secciones de firme, y siempre que lo indique el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, o el Director de las Obras.

Para ello, antes de iniciar la compactaci�n de la capa, se realizar�n en ella juntas transversales en fresco. El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras establecer� la distancia a la que deben realizarse las juntas transversales en fresco, dependiendo de la categor�a de tr�fico pesado, de la zona clim�tica y del espesor de las capas que se dispongan por encima. Salvo justificaci�n en contrario, la separaci�n entre juntas estar� comprendida entre tres y cuatro metros (3 a 4 m).

Se emplear� el equipo y el m�todo de ejecuci�n aprobados y fijados por el Director de las Obras, despu�s de la realizaci�n del tramo de prueba.

513.5.7 Compactaci�n y terminaci�n

La compactaci�n se realizar� seg�n el plan aprobado por el Director de las Obras, de acuerdo con los resultados del tramo de prueba. Se compactar� mientras la mezcla est� dentro de su plazo de trabajabilidad, hasta alcanzar la densidad especificada en el apartado 513.7.1.

La compactaci�n se realizar� de manera continua y sistem�tica. Si la extensi�n del material se realiza por franjas, al compactar una de ellas se ampliar� la zona de compactaci�n para que incluya, al menos, quince cent�metros (15 cm) de la anterior, por lo que se deber� disponer en los bordes de una contenci�n lateral adecuada.

Los rodillos deber�n llevar su rueda motriz del lado m�s cercano al equipo de extensi�n, los cambios de direcci�n de los equipos de compactaci�n se realizar�n sobre mezcla ya apisonada, y los cambios de sentido se efectuar�n con suavidad. Los elementos de compactaci�n deber�n estar siempre limpios y, si fuera preciso, h�medos.

En todo momento, y especialmente en tiempo seco y caluroso, o con fuerte viento, deber� mantenerse h�meda la superficie mediante un riego con agua finamente pulverizada.

En una secci�n transversal cualquiera, la compactaci�n de una franja deber� quedar terminada antes de que haya transcurrido el plazo de trabajabilidad de la adyacente ejecutada previamente.

Una vez terminada la compactaci�n de la capa, no se permitir� su recrecimiento. Sin embargo, y siempre dentro del plazo de trabajabilidad de la mezcla, el Director de las Obras podr� autorizar un reperfilado de las zonas que rebasen la superficie te�rica, recompactando posteriormente la zona corregida.

513.5.8 Ejecuci�n de juntas de trabajo

Se dispondr�n juntas de trabajo transversales cuando el proceso constructivo se interrumpa m�s tiempo que el plazo de trabajabilidad y siempre al final de cada jornada.

Si se trabaja por fracciones de la anchura total se dispondr�n juntas de trabajo longitudinales siempre que no sea posible compactar el material de una franja dentro del plazo m�ximo de trabajabilidad del material de la franja adyacente puesto en obra con anterioridad, lo cual debe ser evitado en la medida de lo posible.

Las juntas de trabajo se realizar�n de forma que su borde quede perfectamente vertical, aplicando a dicho borde el tratamiento que ordene el Director de las Obras.

513.5.9 Curado y protecci�n superficial

Una vez terminada la capa se proceder� a la aplicaci�n de un riego con una emulsi�n bituminosa, del tipo y en la cantidad que figuren en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o que, en su defecto, se�ale el Director de las Obras, de acuerdo con lo indicado en el art�culo 532 de este Pliego.

Esta operaci�n se efectuar� inmediatamente despu�s de acabada la compactaci�n, y en ning�n caso despu�s de transcurrir tres horas (3 h) desde la terminaci�n, manteni�ndose hasta entonces la superficie en estado h�medo.

Se prohibir� la circulaci�n de todo tipo de veh�culos sobre las capas reci�n ejecutadas, al menos durante los tres d�as (3 d) siguientes a su terminaci�n, y durante siete d�as (7 d) a los veh�culos pesados.

En el caso de que se vaya a circular por encima de la capa de suelocemento o de gravacemento antes de la ejecuci�n de la capa superior, deber� protegerse el riego de curado extendiendo un �rido de cobertura, que cumplir� lo especificado en el art�culo 532 de este Pliego. Tras su extensi�n se proceder� al apisonado con un compactador de neum�ticos y, previamente a la apertura al tr�fico, se barrer� para eliminar el �rido sobrante.

El Director de las Obras fijar�, dependiendo de los tipos, ritmos y programas de trabajo, el plazo para la extensi�n de la capa superior, que deber� ser el m�ximo posible. En ning�n caso ser� inferior a siete d�as (7 d).

513.6 TRAMO DE PRUEBA

Antes de iniciarse la puesta en obra de los materiales tratados con cemento ser� preceptiva la realizaci�n del correspondiente tramo de prueba que se realizar� con el espesor previsto y la f�rmula de trabajo estudiada y empleando los mismos medios que se vayan a utilizar luego por el Contratista para la ejecuci�n de las obras, para comprobar la f�rmula de trabajo, los equipos necesarios para la ejecuci�n de las obras y, especialmente, la forma de actuaci�n del equipo de compactaci�n. Asimismo, se verificar�, mediante toma de muestras, la conformidad del material con las condiciones especificadas sobre humedad, espesor de la capa, granulometr�a, contenido de cemento y dem�s requisitos exigidos.

Durante la ejecuci�n del tramo de prueba se analizar� la correspondencia, en su caso, entre los m�todos de control de la humedad y densidad in situ, establecidos en el Pliego de Prescripciones T�cnicas, y otros m�todos r�pidos de control.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, o en su defecto el Director de las Obras, fijar� la longitud del tramo de prueba, que no ser� inferior a cien metros (100 m). El Director de las Obras determinar� si es aceptable su realizaci�n como parte integrante de la unidad de obra definitiva.

A la vista de los resultados obtenidos, el Director de las Obras definir�:

513.7 ESPECIFICACIONES DE LA UNIDAD TERMINADA

513.7.1 Densidad

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares fijar� la densidad de la capa tras el proceso de compactaci�n, la cual no deber� ser inferior al noventa y ocho por ciento (98%) de la densidad m�xima Proctor modificado, seg�n la UNE 103501, definida en la f�rmula de trabajo.

513.7.2 Resistencia mec�nica

La resistencia a compresi�n simple a siete d�as (7 d), seg�n la NLT-305, deber� estar comprendida entre los l�mites especificados en el apartado 513.3.

513.7.3 Terminaci�n, rasante, anchura y espesor

La superficie de la capa terminada deber� presentar una textura uniforme, exenta de segregaciones y ondulaciones, y con las pendientes adecuadas. La rasante no deber� superar a la te�rica en ning�n punto, ni quedar por debajo de ella en m�s de quince mil�metros (15 mm). El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, o el Director de las Obras, podr�n modificar el l�mite anterior.

En todos los semiperfiles se comprobar� la anchura de la capa extendida, que en ning�n caso deber� ser inferior, ni superior, en m�s de diez cent�metros (10 cm) a la establecida en los Planos de secciones tipo.

El espesor de la capa no deber� ser inferior en ning�n punto al previsto para ella en los Planos de secciones tipo.

513.7.4 Regularidad superficial

El �ndice de Regularidad Internacional (IRI), seg�n la NLT-330, de la capa terminada deber� cumplir lo fijado en la tabla 513.8, en funci�n de su posici�n relativa bajo las capas de mezclas bituminosas y de la categor�a de tr�fico pesado.

TABLA 513.8 - �NDICE DE REGULARIDAD INTERNACIONAL (IRI) (dm/hm)

PORCENTAJE
DE
HECTOMETROS
CATEGORIA DE TRAFICO PESADO Y POSICION RELATIVA DE LA CAPA
T00 a T2 T3, T4 y arcenes
1� CAPA BAJO MEZCLAS
BITUMINOSAS
2� CAPA BAJO MEZCLAS
BITUMINOSAS
50 < 2,5 < 3,0 < 3,0
80 < 3,0 < 3,5 < 3,5
100 < 3,5 < 4,0 < 4,0

513.8 LIMITACIONES DE LA EJECUCION

Salvo autorizaci�n expresa del Director de las Obras, no se permitir� la ejecuci�n de materiales tratados con cemento:

513.9 CONTROL DE CALIDAD

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares fijar�, para cada caso, el m�todo de control, el tama�o del lote y el tipo y el n�mero de ensayos a realizar. Tambi�n se establecer�n los m�todos r�pidos de control que pueden utilizarse y las condiciones b�sicas de empleo.

La realizaci�n de los ensayos in situ y la toma de muestras se realizar� en puntos previamente seleccionados mediante muestreo aleatorio, tanto en sentido longitudinal como transversal, de tal forma que haya al menos una toma o ensayo por cada hect�metro (1/hm).

513.9.1 Control de procedencia de los materiales.

513.9.1.1 Cemento

Se seguir�n las prescripciones del art�culo 202 de este Pliego.

513.9.1.2 Materiales granulares

De cada procedencia del material granular para la fabricaci�n de suelocemento y para cualquier volumen de producci�n previsto, se tomar�n cuatro (4) muestras, seg�n la UNE-EN 932-1, y de cada una de ellas se determinar�:

Si con el �rido para la fabricaci�n de la gravacemento se aportara certificado acreditativo del cumplimiento de las especificaciones t�cnicas obligatorias de este art�culo o estuviese en posesi�n de una marca, sello o distintivo de calidad homologado, seg�n lo indicado en el apartado 513.12, los criterios descritos a continuaci�n para realizar el control de procedencia del �rido para la gravacemento no ser�n de aplicaci�n obligatoria, sin perjuicio de las facultades que corresponden al Director de las Obras.

En el supuesto de no cumplirse las condiciones indicadas en el p�rrafo anterior, de cada procedencia del �rido de la gravacemento y para cualquier volumen de producci�n previsto, se tomar�n cuatro (4) muestras, seg�n la UNE-EN 932-1, y de cada una de ellas se determinar�:

El Director de las Obras podr� ordenar la realizaci�n de los siguientes ensayos adicionales sobre los �ridos de la gravacemento:

513.9.2 Control de ejecuci�n.

513.9.2.1 Fabricaci�n

Se examinar� la descarga al acopio o la alimentaci�n de la central de fabricaci�n, desechando los materiales granulares que, a simple vista, presenten restos de tierra vegetal, materia org�nica o tama�os superiores al m�ximo aprobado en la f�rmula de trabajo. Se acopiar�n aparte los que presenten alguna anomal�a de aspecto, tales como distinta coloraci�n, segregaci�n, plasticidad, etc., hasta la decisi�n de su aceptaci�n o rechazo.

Se vigilar� la altura de los acopios y el estado de sus elementos separadores y de los accesos.

Con el material granular del suelocemento o con cada fracci�n granulom�trica del �rido de la gravacemento que se produzca o reciba, se realizar�n los siguientes ensayos:

Asimismo se tomar� un m�nimo de dos (2) veces al d�a (ma�ana y tarde), seg�n la UNE-EN 932-1, al menos una (1) muestra representativa de la mezcla de componentes en seco, y se determinar� su granulometr�a, seg�n la UNE-EN 933-1.

En las instalaciones de fabricaci�n con mezclador de funcionamiento continuo se calibrar� diariamente el flujo de la cinta suministradora de materiales en seco, deteni�ndola cargada, recogiendo y pesando el material existente en una longitud elegida. Al menos una (1) vez cada quince d�as (15 d) se verificar�, en su caso, la precisi�n de las b�sculas de dosificaci�n, mediante un conjunto adecuado de pesas patr�n.

A la salida del mezclador se controlar� el aspecto de la mezcla en cada elemento de transporte, rechaz�ndose todas las mezclas segregadas y aquellas cuya envuelta no sea homog�nea.

Al menos una (1) vez por lote se determinar� la humedad del material tratado, seg�n la UNE 103300, y en todo caso se llevar� a cabo este control dos (2) veces al d�a, una por la ma�ana y otra por la tarde. Asimismo, se llevar� un control del consumo medio de cemento.

Se tomar�n muestras a la descarga del mezclador con las que se fabricar�n probetas para la comprobaci�n de su resistencia a compresi�n, que se conservar�n seg�n las condiciones previstas en la UNE 83301. El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, o en su defecto el Director de las Obras, fijar� el n�mero de amasadas diferentes que se deben controlar, as� como el n�mero de probetas por amasada que haya que fabricar.

En carreteras con categor�a de tr�fico pesado T00 y T0, se controlar�n por cada lote como m�nimo tres (3) amasadas diferentes, valor que se podr� reducir a dos (2) en los restantes casos. El n�mero de probetas confeccionadas de cada amasada no ser� inferior a tres (3).

En el caso de centrales discontinuas se considerar� como amasada cada una de las descargas de la mezcladora, mientras que en centrales continuas ser� el producto resultante de tres (3) descargas seguidas de la mezcladora.

Para la fabricaci�n de probetas se utilizar� el m�todo indicado en la NLT-310, si bien las probetas deber�n compactarse hasta alcanzar una densidad seca no superior a la m�nima exigida en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares. Dichas probetas se ensayar�n a la edad de siete d�as (7 d), seg�n la NLT-305.

513.9.2.2 Puesta en obra.

513.9.2.2.1 Vertido y extensi�n

Antes de verter la mezcla, se comprobar� su homogeneidad, rechaz�ndose todo el material seco o segregado.

Se comprobar� continuamente el espesor extendido mediante un punz�n graduado u otro procedimiento aprobado por el Director de las Obras, teniendo en cuenta la disminuci�n que sufrir� al compactarse el material.

513.9.2.2.2 Compactaci�n

Se comprobar� la composici�n y forma de actuaci�n del equipo de compactaci�n, verificando:

Se efectuar�n mediciones de la densidad y de la humedad en emplazamientos aleatorios, con una frecuencia m�nima de siete (7) medidas por cada lote definido en el apartado 513.9.3. Para la realizaci�n de estos ensayos se podr�n utilizar m�todos r�pidos no destructivos, siempre que, mediante ensayos previos, se haya determinado una correspondencia razonable entre estos m�todos y los definidos en la UNE 103503. Sin perjuicio de lo anterior, ser� preceptivo que la calibraci�n y contraste de estos equipos con los ensayos UNE 103300 y UNE 103503 se realice peri�dicamente durante la ejecuci�n de las obras, en plazos no inferiores a quince d�as (15 d) ni superiores a treinta (30).

513.9.2.2.3 Curado y protecci�n superficial

Se controlar� que la superficie de la capa permanezca constantemente h�meda hasta la extensi�n del producto de curado, pero sin que se produzcan encharcamientos.

Se realizar� un (1) control diario, como m�nimo, de la dotaci�n de emulsi�n bituminosa empleada en el riego de curado, y, en su caso, del �rido de cobertura, de acuerdo con lo especificado en el art�culo 532 de este Pliego.

513.9.3 Control de recepci�n de la unidad terminada

Se considerar� como lote, que se aceptar� o rechazar� en bloque, al menor que resulte de aplicar los tres criterios siguientes:

El espesor de la capa se comprobar� mediante la extracci�n de testigos cil�ndricos en emplazamientos aleatorios, en n�mero no inferior al establecido por el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, por el Director de las Obras. El n�mero m�nimo de testigos por lote ser� de dos (2), aument�ndose hasta cinco (5) si el espesor de alguno de los dos (2) primeros fuera inferior al prescrito. Los orificios producidos se rellenar�n con material de la misma calidad que el utilizado en el resto de la capa, el cual ser� correctamente enrasado y compactado.

La regularidad superficial de la capa ejecutada se comprobar� mediante el �ndice de Regularidad Internacional (IRI), seg�n la NLT-330, que deber� cumplir lo especificado en el apartado 513.7.4.

Se comparar� la rasante de la superficie terminada con la te�rica establecida en los Planos del Proyecto, en el eje, quiebros de peralte si existieran, y bordes de perfiles transversales cuya separaci�n no exceda de la mitad de la distancia entre los perfiles del Proyecto. En todos los semiperfiles se comprobar� que la superficie extendida y compactada presenta un aspecto uniforme, as� como una ausencia de segregaciones. Se verificar� tambi�n la anchura de la capa.

513.10 CRITERIOS DE ACEPTACION O RECHAZO

513.10.1 Densidad

Las densidades medias obtenidas in situ en el lote no deber�n ser inferiores a las especificadas en el apartado 513.7.1; no m�s de dos (2) individuos de la muestra podr�n arrojar resultados de hasta dos (2) puntos porcentuales por debajo de la densidad exigida. En los puntos que no cumplan lo anterior se realizar�n ensayos de resistencia mec�nica sobre testigos aplic�ndose los criterios establecidos en el apartado 513.10.2.

513.10.2 Resistencia mec�nica

La resistencia media de un lote a una determinada edad, se determinar� como media de las resistencias de las probetas fabricadas de acuerdo con lo indicado en el apartado 513.9.2.1. Si la resistencia media de las probetas del lote a los siete d�as (7 d) fuera superior a la m�nima e inferior a la m�xima de las referenciadas, se aceptar� el lote.

Si la resistencia media fuera superior a la m�xima deber�n realizarse juntas de contracci�n por serrado a una distancia no superior a la indicada en el apartado 513.5.6 y de forma que no queden a menos de dos metros y medio (2,5 m) de posibles grietas de retracci�n que se hayan podido formar.

Si la resistencia media fuera inferior a la m�nima exigida, pero no a su noventa por ciento (90%), el Contratista podr� elegir entre aceptar las sanciones previstas en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o solicitar la realizaci�n de ensayos de informaci�n. Si fuera inferior al noventa por ciento (90%) de la m�nima exigida el Contratista podr� elegir entre demoler el lote o esperar a los resultados de los ensayos de resistencia sobre testigos.

Los ensayos de informaci�n para la evaluaci�n de la resistencia mec�nica del lote no conforme se realizar�n, en su caso, comparando los resultados de ensayos a compresi�n simple de testigos extra�dos de ese lote con los de extra�dos de un lote aceptado. �ste deber� estar lo m�s pr�ximo posible y con unas condiciones de puesta en obra similares a las del lote no conforme.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares fijar� el n�mero de testigos a extraer en cada uno de los lotes (aceptado y no conforme), que en ning�n caso deber� ser inferior a cuatro (4). La edad de rotura de los testigos, que ser� la misma para ambos lotes, ser� fijada por el Director de las Obras.

El valor medio de los resultados de los testigos del lote no conforme se comprobar� con el valor medio de los extra�dos en el lote aceptado:

Si no se cumple alguna de las condiciones indicadas se rechazar� el lote, que ser� demolido, y su producto trasladado a vertedero o empleado como indique el Director de las Obras.

513.10.3 Espesor

El espesor medio obtenido no deber� ser inferior al especificado en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o en los Planos de secciones tipo. No m�s de dos (2) individuos de la muestra ensayada del lote presentar�n resultados que bajen del especificado en un diez por ciento (10%).

Si el espesor medio obtenido fuera inferior al ochenta y cinco por ciento (85%) del especificado, se demoler� la capa correspondiente al lote controlado y se repondr�, por cuenta del Contratista. Si el espesor medio obtenido fuera superior al ochenta y cinco por ciento (85%) del especificado, se compensar� la diferencia con un espesor adicional equivalente de la capa superior aplicado en toda la anchura de la secci�n tipo, por cuenta del Contratista.

No se permitir� en ning�n caso el recrecimiento en capa delgada.

513.10.4 Rasante

Las diferencias de cota entre la superficie obtenida y la te�rica establecida en los Planos del Proyecto no exceder�n de las tolerancias especificadas, ni existir�n zonas que retengan agua. Cuando la tolerancia sea rebasada por defecto y no existan problemas de encharcamiento, el Director de las Obras podr� aceptar la superficie siempre que la capa superior a ella compense la merma con el espesor adicional necesario sin incremento de coste para la Administraci�n. Cuando la tolerancia sea rebasada por exceso, se corregir� mediante fresado por cuenta del Contratista, siempre que no suponga una reducci�n del espesor de la capa por debajo del valor especificado en los Planos.

513.10.5 Regularidad superficial

Los resultados de la medida de la regularidad superficial de la capa acabada no exceder�n de los l�mites establecidos en el apartado 513.7.4. Si se sobrepasaran dichos l�mites, se proceder� de la siguiente manera:

513.11 MEDICION Y ABONO

La preparaci�n de la superficie existente se considerar� incluida en la unidad de obra correspondiente a la construcci�n de la capa subyacente y, por tanto, no habr� lugar a su abono por separado. Sin embargo, cuando dicha construcci�n no se haya realizado bajo el mismo contrato, la preparaci�n de la superficie existente se abonar� por metros cuadrados (m2), medidos en el terreno.

El cemento se abonar� por toneladas (t) realmente empleadas en obra, medidas por pesada directa en b�scula debidamente contrastada.

La ejecuci�n de los materiales tratados con cemento, incluida la ejecuci�n de juntas en fresco, se abonar� por metros c�bicos (m3) realmente fabricados y puestos en obra, medidos en los Planos de secciones tipo. El abono del �rido y del agua empleados en la mezcla con cemento se considerar� incluido en el de la ejecuci�n.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares podr� fijar un �nico abono de la gravacemento o del suelocemento, en el que se incluyan todas las operaciones y todos los componentes, incluso el cemento.

La aplicaci�n del ligante bituminoso para el riego curado se abonar� por toneladas (t) realmente empleadas en obra, medidas antes de su empleo. El �rido de cobertura superficial, incluida su extensi�n y apisonado, se abonar� por toneladas (t) realmente empleadas en obra.

513.12 ESPECIFICACIONES TECNICAS Y DISTINTIVOS DE CALIDAD

El cumplimiento de las especificaciones t�cnicas obligatorias requeridas a los productos contemplados en este art�culo, se podr� acreditar por medio del correspondiente certificado que, cuando dichas especificaciones est�n establecidas exclusivamente por referencia a normas, podr� estar constituido por un certificado de conformidad a dichas normas.

Si los referidos productos disponen de una marca, sello o distintivo de calidad que asegure el cumplimiento de las especificaciones t�cnicas obligatorias de este art�culo, se reconocer� como tal cuando dicho distintivo est� homologado por la Direcci�n General de Carreteras del Ministerio de Fomento.

El certificado acreditativo del cumplimiento de las especificaciones t�cnicas obligatorias de este art�culo podr� ser otorgado por las Administraciones P�blicas competentes en materia de carreteras, la Direcci�n General de Carreteras del Ministerio de Fomento (seg�n el �mbito) o los Organismos espa�oles -p�blicos y privados- autorizados para realizar tareas de certificaci�n y ensayos en el �mbito de los materiales, sistemas y procesos industriales, conforme al Real Decreto 2200/95, de 28 de diciembre.

NORMAS REFERIDAS EN ESTE ARTICULO
A la pagina inicial del PG-3 A la pagina inicial de WWW.CARRETERAS:ORG